Se reunieron un día las zorras a orillas del río Meandro con el fin de calmar su sed; pero el río estaba muy turbulento, y aunque se estimulaban unas a otras, ninguna se atrevía a ingresar al río de primera.

Al fin una de ellas habló, y queriendo humillar a las demás, se burlaba de su cobardía presumiendo ser ella la más valiente. Así que saltó al agua atrevida e imprudentemente. Pero la fuerte corriente la arrastró al centro del río, y las compañeras, siguiéndola desde la orilla le gritaban: "¡No nos dejes compañera, vuelve y dinos cómo podremos beber agua sin peligro!"

Pero la imprudente, arrastrada sin remedio alguno, y tratando de ocultar su cercana muerte, contestó: "Ahora llevo un mensaje para Mileto; cuando vuelva les enseñaré cómo pueden hacerlo".

Por lo general, los fanfarrones siempre están al alcance del peligro

Queridos Hermanos:

La fábula de hoy ilustra dos tonterías que muchos solemos cometer con algo de regularidad. Por un lado, pretendemos saber más de lo que sabemos lo que bien pudiera llevarnos a fracasos momentáneos en la vida al no buscar la obvia ayuda que necesitamos en nuestra ignorancia o falta de habilidad. La segunda tontería es no saber reconocer el error de nuestros caminos y enmendarlo… lo que nos condena a seguir de tumbo en tumbo, sin poder aprender de los desaciertos cometidos. Aprendamos a no cometer ambas… si cometemos la primera, al menos sepamos que no tenemos que cometer la segunda. De esa manera, evitaremos el desenlace trágico de la zorra de la fábula. Adelante y que el Señor les bendiga.

Eclesiastés 1:14

14 Miré todas las obras que se hacen debajo del sol,
y vi que todo ello es vanidad y aflicción de espíritu.

Proverbios 27:1

1 No te jactes del día de mañana
porque no sabes qué dará de sí el día.



Equipo de Historias Que Edifican,
Grupo Edificate.
Imprimir tema.
Etiquetas: edit post
 
0 Responses

Publicar un comentario

Seguidores