Un artículo de National Geographic varios años atrás mostraban una foto impactante de las Alas de Dios. Después de un incendio forestal en el Parque Nacional de Yellowstone, los guardabosques iniciaron una larga jornada montaña arriba para valorar los daños del incendio.


Un guardabosque encontró un pájaro literalmente petrificado en cenizas, parecía una estatua en la base de un árbol, asombrado dió unos golpecillos al pajarillo con una vara.

Cuando lo hizo, tres diminutos polluelos se escabulleron bajo las alas de su madre ya muerta. La amorosa madre, en su afán de impedir el desastre, habia llevado a sus hijos a la base del árbol y los había acurrucado bajo sus alas, instintivamente conociendo que el humo tóxico ascendería .

Ella pudo haber volado para encontrar su seguridad, pero se negó a abandonar a sus bebés. Cuando las llamas llegaron y quemaron su cuerpo, ella permaneció firme. Porque había decidido morir para que aquellos que estaban bajo sus alas pudiesen vivir....

SALMO 91:4 ''Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro".

Ser amado de ésta manera debería marcar una diferencia en tu vida.....No olvides a Aquél que te amo y murió por ti....Tu vida debería ser diferente sólo por eso.....






DIOS LES BENDIGA!








Sindy Cándido.

Click en el tema habilitará el formulario para comentar.
Etiquetas: 0 comentarios | edit post
 
Hace muchos años, en un pueblo pequeño del oeste de los Estados Unidos, un hombre en un momento de ira mató a un amigo. Este hecho llamó la atención del vecindario, pues ese hombre no tenía ningún historial delictivo, ni antecedentes de mala conducta o criminalidad en los registros de las autoridades; pues era honorable y muy querido por todos en su vecindario.

El juez lo sentenció a morir a la horca. Los familiares y amigos del sentenciado, conmovidos por el fallo judicial, hicieron circular por todo el estado una petición de perdón para el sentenciado ante el gobernador. Miles la firmaron.

La reacción de la ciudadanía tocó el corazón del gobernador, quien luego de meditar el caso por un buen tiempo, decidió perdonarlo. Pero para probar al reo, el gobernador decidió ir personalmente a llevarle el documento del perdón. Se vistió como ministro religioso y llegó a la prisión documento en mano.

El prisionero sin embargo, rehusó verlo. Los guardias instaron a que al menos aceptara una corta visita, pero éste se negó rotundamente. -¿Por qué tengo que hablar con un predicador?, no quiero saber nada de religión -dijo el reo.

Unas horas más tarde, el alcaide de la prisión visitó al prisionero para contarle que el gobernador le había visitado con el documento del perdón. Profundamente desilusionado el joven prisionero, le escribió una carta al gobernador pidiéndole disculpas; carta a la cual el gobernador escribió en la parte marginal: "Este caso no es de mi interés".

Al momento de la ejecución, alguien le preguntó: ¿Desea decir algo?, su respuesta fue escueta pero significativa: "No me llevan a la horca por mi crimen, pues el gobernador me había perdonado; me van a ejecutar porque rechacé el perdón".
***

Aquel hombre murió a pesar de que pudo haber seguido con vida. Rechazó la oferta del perdón.

Así hoy día, nuestro Padre Celestial ofrece su perdón por medio de su hijo Jesucristo a todo aquel que lo quiera recibir, y lo hace con tanto amor pero respetando nuestra libertad de decidir. La historia es una ilustración de cómo todo el que lo recibe no muere, pero igual todo el que lo rechaza definitivamente su vida será cortada.

Espero que esta historia haya sido de bendición para su vida. Si Dios tocó su corazón y desea saber cómo y por qué es necesario recibir a Jesús como su Señor y Salvador personal, haga click aquí.

Que Dios le bendiga,

Stanley Gómez
Imprimir artículo.
Click en el tema activará opción para comentar.
Hubo una vez un limosnero que estaba tendido al lado de la calle. Vió a lo lejos venir al Rey con su Corona y Capa. Pensó:
Le voy a pedir y seguramente me dará bastante; y cuando el Rey pasó cerca, le dijo:
"Su Majestad, ¿me podría, por favor, regalar una moneda?" Aunque en su interior pensaba que El Rey le iba a dar mucho más.

El Rey le miró y le dijo:
"¿Por qué no me das algo tú? ¿acaso no soy tu Rey?"

El mendigo no sabía qué responder a la pregunta y dijo:
"Pero Su Majestad, ¡YO NO TENGO NADA!"

El Rey respondió:
"Algo debes tener, ¡BUSCA!"

Entre su asombro y enojo, el mendigo buscó entre sus cosas y supo que tenía una naranja, un pedazo de pan y unos granos de arroz. El mendigo pensó que el pedazo de pan y la naranja eran mucho para darle, así que en medio de su enojo tomó 5 granos de arroz y se los dió al Rey.

Complacido el Rey dijo:
"¿VES CÓMO SÍ TENÍAS?"
Y le dió 5 Monedas de Oro, una por cada grano de arroz.

El Mendigo dijo entonces:
"Su Majestad, creo que acá tengo otras cosas."

Pero el Rey no le hizo caso y dijo:
"Solamente de lo que me has dado de corazón, te puedo Yo dar".
Es fácil en esta historia, reconocer como el Rey representa a Dios, y el mendigo a nosotros.

Notemos que éste, aún en su pobreza es egoísta. Ocasionalmente, DIOS nos pide que le demos algo para así demostrarle que ÉL es el más importante.

Unas veces nos pide ser humildes, otras ser sinceros o no ser mentirosos; pero sólo tú conoces lo que te pide.

Muchas veces nos negamos a darle a DIOS lo que nos solicita, pues creemos que no recibiremos nada a cambio, sin pensar en que DIOS devuelve el ciento por uno.

¿Qué nos está pidiendo DIOS en estos momentos?
  • ¿Confianza?
  • ¿Sencillez?
  • ¿Humildad?
  • ¿Que te abandones en Su Voluntad?
Es necesario que meditemos y corrijamos cualquier actitud incorrecta hacia Él. De verdad, ¡VALE LA PENA!

¡Que Dios te bendiga y pases feliz día!
Stanley Gómez.

Ver diapositivas.

Imprimir artículo.
Click en el tema activará opción para comentar.


Ocupado, tan ocupado! Ya ha pasado mucho tiempo desde la puesta del sol y aún hay tanto por hacer. Trabajo, familia, iglesia y muchas cosas más, parecen demandar horas, que Dios nunca colocó en el día.

Aun así, nosotros los cristianos pensamos que de alguna forma, todos estos logros serán del agrado de nuestro Padre celestial. Después de todo, la fe sin obras es muerta. ¿Cierto?


Al caer por fin sobre nuestras camas en la noche, ¿podemos decir que en realidad hemos pasado algún tiempo con el Padre, que con tantos esfuerzos intentamos complacer?


Habia una vez una pequeña niña y su padre, quienes eran grandes amigos y disfrutaban el tiempo que pasaban juntos. Salían a caminar y compartían la pasión de observar pajaritos, mientras se deleitaban en el cambio de las estaciones y en la experiencia de conocer nuevas personas que se cruzaban en el camino.


Un día, el padre notó un cambio en su hija. Si él salía a caminar, ella se excusaba para no ir. Reconociendo que la chica estaba creciendo, él supuso que era de esperarse que ella perdiera interés en su padre al ir conociendo nuevos amigos. No obstante, su ausencia lo afligió en gran medida.


Debido a la ausencia de su hija, él no se encontraba de muy buen ánimo. Durante su cumpleaños ella le obsequió un par de sandalias elaboradas con exquesitez por ella misma, mientras él daba sus caminatas fuera de la casa.

Por fin, él pudo entender y dijo: Querida mía, me gustan muchas las sandalias, pero en la próxima ocasión cómpralas, y permíteme compartir contigo todos los días. Prefiero tener a mi hija, que cualquier cosa que ella haga para mí.



¿Estamos tan ocupados en tantas cosas, que olvidamos, o estamos demasiados agotados, para dedicar tiempo a solas con Él, en el transcurso de nuestro día?.

Al ponerse el sol, sal a caminar con tu Padre celestial. Dedica un tiempo de calidad a hablar con Él sobre cualquier cosa. No excluyas ningún aspecto en esa comunicación. ¡Experimentarás gran bendición!!!


" Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. "Lc 10:41

"Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón." Lucas 12:34







Sindy Cándido.

Click en el tema habilitará el formulario para comentar.
Etiquetas: 0 comentarios | edit post
 

Cuando el gran pianista polaco Ignace Paderewsky decidió estudiar piano, su profesor de música le dijo que sus manos eran demasiado pequeñas para dominar el teclado.

Cuando el gran tenor italiano Enrico Caruso presentó su solicitud para aprender canto, el maestro le dijo que su voz sonaba como el viento que silbaba por la ventana.

Cuando el gran estadista de la Inglaterra victoriana, Benjamín Disraeli intentó hablar en el Parlamento por primera vez, los parlamentarios le pidieron que se sentara y se rieron cuando dijo: «Aunque ahora me siente, vendrá el tiempo en el que me oirán».


Henry Ford olvidó poner una marcha de reversa en su primer carro.

Thomas Edison gastó dos millones de dólares en una invención que demostró ser de poco valor.

Muy pocos lo hicieron bien la primera vez. Fracasos, repetidos fracasos, son las huellas que hay en el camino hacia el éxito. La vida de Abraham Lincoln demostró que la única vez en que no se fracasa es cuando se hace algo y da resultado. Podemos y debemos «caer» e irnos de bruces hacia el éxito.


Aunque otros digan que no, no retrocedamos porque la victoria podría estar a la vuelta de la esquina. Las voces de afuera intentan frenarnos, pero la voz interna de Dios en nuestro corazón siempre nos impulsa, nos desafía y hace dar el último paso de lo que parece derrota, pero que es el primer pasó en la realización de nuestra vida.

No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande.. Génesis 15:1

no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo. Génesis 26:24

El Señor va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides. Deuteronomio 31:8



DIOS LES BENDIGA!


Sindy Cándido.
Click en el tema habilitará el formulario para comentar.
Etiquetas: 0 comentarios | edit post
 
Cuentan la historia de un hombre pobre, pero con mucha sabiduría, que un día se encontró con un rey; el rey maravillado con su sabiduría decide llevarlo al palacio para nombrarlo como uno de sus asesores.

Pasado algún tiempo, el hombre iba de vez en vez por las noches a un cuarto ubicado en el sótano del palacio; de tanto ir a ese cuarto, sospecharon mal sobre su persona, que llegó a oídos del rey. El rey preocupado por la situación decidió ir en persona a sorprender al hombre en aquel cuarto; y así pasó. Estando él en el cuarto, cuando llega el rey con el resto de sus asesores y toca la puerta ordenando al hombre abrir de inmediato, el hombre abrió la puerta y de sorpresa para el rey, en el cuarto solo encontró un par de zapatos viejos, una mudada de ropa vieja y un bordón viejo.

El rey le pregunta qué significa eso que mira sus ojos.
-El hombre responde: Rey, de las comodidades del reino, a veces se me olvida quien soy realmente; es por eso que vengo a este lugar de vez en cuando para recordar quien era yo antes de ser encontrado por su merced.

Jacob, cuando fue engañado por Labán su tío, recibiendo a Lea por esposa con engaño en lugar de Raquel, por la que trabajó arduamente durante siete años, se enojó tremendamente con Labán diciendo: ¿Qué es esto que me has hecho? ¿No te he servido por Raquel? ¿Por qué, pues, me has engañado? (Génesis 29:25). Lo que ya no se acordaba, es que él había engañado a su padre Isaac haciéndose pasar por su hermano Esaú para robarle las bendiciones. (Génesis 27).

A veces hay que echar un vistazo al pasado para ver quienes éramos antes de ser encontrados por nuestro Rey, el Señor Jesucristo. Si pensamos que él no ha respondido a las oraciones de peticiones que le hemos planteado.


1 Bendice, alma mía, a Jehová,
Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

2 Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.

3 El es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias;

4 El que rescata del hoyo tu vida,
El que te corona de favores y misericordias;

5 El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.


Ernesto Pinto.

Programas de TV 180GRADOS,
http://www.youtube.com/encuentro180grados

Click en el tema habilitará el formulario para comentar.
Un joven muy rico fue a ver a un rabino y le pidió un consejo que lo guiara en la vida. El rabino lo condujo a la ventana:
- ¿Qué es lo que ves a través del cristal?
- Veo hombres pasando, y un ciego pidiendo limosna en la calle.
Entonces el rabino le mostró un gran espejo:
- Y ahora, ¿qué ves?
- Me veo a mí mismo.
- ¡Y ya no ves a los otros! Fíjate que tanto la ventana como el espejo están hechos de la misma materia prima: el vidrio. Pero en el espejo, al tener éste una fina capa de plata cubriéndolo, sólo te ves a ti mismo. Debes compararte a estos dos tipos de vidrio. Cuando pobre, prestabas atención a los otros y tenías compasión por ellos. Cubierto de plata -rico-, sólo consigues admirar tu propio reflejo.

Que Dios te siga dando sabiduría,

Ernesto Pinto.
www.encuentro.ca

Programas de TV 180GRADOS,
http://www.youtube.com/encuentro180grados

Click en el tema habilitará el formulario para comentar.

Seguidores