Cuentan la historia de un hombre pobre, pero con mucha sabiduría, que un día se encontró con un rey; el rey maravillado con su sabiduría decide llevarlo al palacio para nombrarlo como uno de sus asesores.

Pasado algún tiempo, el hombre iba de vez en vez por las noches a un cuarto ubicado en el sótano del palacio; de tanto ir a ese cuarto, sospecharon mal sobre su persona, que llegó a oídos del rey. El rey preocupado por la situación decidió ir en persona a sorprender al hombre en aquel cuarto; y así pasó. Estando él en el cuarto, cuando llega el rey con el resto de sus asesores y toca la puerta ordenando al hombre abrir de inmediato, el hombre abrió la puerta y de sorpresa para el rey, en el cuarto solo encontró un par de zapatos viejos, una mudada de ropa vieja y un bordón viejo.

El rey le pregunta qué significa eso que mira sus ojos.
-El hombre responde: Rey, de las comodidades del reino, a veces se me olvida quien soy realmente; es por eso que vengo a este lugar de vez en cuando para recordar quien era yo antes de ser encontrado por su merced.

Jacob, cuando fue engañado por Labán su tío, recibiendo a Lea por esposa con engaño en lugar de Raquel, por la que trabajó arduamente durante siete años, se enojó tremendamente con Labán diciendo: ¿Qué es esto que me has hecho? ¿No te he servido por Raquel? ¿Por qué, pues, me has engañado? (Génesis 29:25). Lo que ya no se acordaba, es que él había engañado a su padre Isaac haciéndose pasar por su hermano Esaú para robarle las bendiciones. (Génesis 27).

A veces hay que echar un vistazo al pasado para ver quienes éramos antes de ser encontrados por nuestro Rey, el Señor Jesucristo. Si pensamos que él no ha respondido a las oraciones de peticiones que le hemos planteado.


1 Bendice, alma mía, a Jehová,
Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

2 Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.

3 El es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias;

4 El que rescata del hoyo tu vida,
El que te corona de favores y misericordias;

5 El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.


Ernesto Pinto.

Programas de TV 180GRADOS,
http://www.youtube.com/encuentro180grados

Click en el tema habilitará el formulario para comentar. Imprimir tema.
Etiquetas: edit post
 
0 Responses

Publicar un comentario

Seguidores