“Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cuál me has hecho esperar” Salmo 119:49

Cualquiera que sea la necesidad que pueda tener hoy en mi vida siempre podré encontrar una promesa en la Palabra de Dios, que fácilmente se puede adaptar a esa necesidad.

Si me siento sin fuerza y cansado, encuentro una promesa como esta: "El da fuerza al cansado y aliento al de poco ánimo." Cuando leo una promesa como esa siento el respaldo no solamente de la promesa, sino de aquel que dio la promesa.

Si me siento sola y abandonada , él me dice: "No te dejaré, ni te desampararé", y esa promesa me hace recordar a aquel quién la dijo. Se que él no miente.

Se que él jamás dice algo que luego no cumple, Dios siempre cumple todo lo que promete.

Si hoy tengo hambre de Dios, deseo buscarle con todo mi corazón y alimentarme de su bondad, encuentro entonces está promesa…"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados."

Con estas promesas no solo encuentro fuerza y seguridad sino que me hacen decir como el salmista:" Acuérdate de la palabra que haz dado a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. "



Puedo llegar con seguridad, confianza y con mucho respecto ante el trono de su gracia y decirle, Señor tu lo has dicho, he creído en tu palabra y en ella he esperado, y al expresarlo mi alma se llena de confianza y seguridad.

Hoy puedo esperar en las promesas de Dios y estar segura que nunca quedaré defraudada. Su palabra permanece para Siempre y ella me hace estar confiada.

Si hoy me siento desconsolada porque el pecado me ha llevado por camino de tristeza y mis rebeliones parecen aumentar, su promesa llega a mi para decirme: "Yo deshice como a nube tus rebeliones, como a niebla tus pecados, vuélvete a mi. "



Jesús ha dicho claramente, el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasaran. Sus promesas son como una fortaleza en medio de las dificultades y angustias diarias de la vida.

La vida a veces me sorprende, más en medio de esas sorpresas la Palabra de Dios también me sorprende con una o varias promesas que se ajustan preciosamente a la sorpresa de la vida.

Con Dios, las sorpresas de la vida no me asustan, más las sorpresas de Dios me asombran.
Señor, Gracias por tus preciosas y grandísimas sorpresas, esas sorpresas son promesas y en esas promesas yo siempre puedo estar confiado.


Tus promesas las puedo hacer efectivas en la realidad de tu presencia. En ello puedo descansar.








DIOS LES BENDIGA!






Sindy Cándido.



Click en el tema habilitará el formulario para comentar. Imprimir tema.
Etiquetas: edit post
 
0 Responses

Publicar un comentario

Seguidores